viernes, 16 de enero de 2009

Dublín

El verde, el blanco, el amarillo y finalmente el negro. O cómo una cerveza puede proyectar su personalidad en una sociedad plural (aunque hablan un Inglés curioso) con sanas costumbres y alegres gentes pese al gris color del cielo. Guinness además, es uno de los motores económicos de uno de los países más modernos del continente.
A mí simplemente me gusta saborear esa cremita achocolatada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?