lunes, 7 de septiembre de 2009

Jardines del Buen Retiro



Unos jardincitos de recreo para el Rey en las afueras de Madrid. Bajo este objetivo el Conde Duque de Olivares mandó establecer lo que hoy muchas mozitas madrileñas alegres y risueñas conocen como El Retiro. No tiene alces ni pingüinos como Slotskögen en Göteborg, pero tiene este Palacio de Cristal. Construido en 1887 para demostrar la grandeza de España, por las plantas que cuidaba en su interior, es hoy, si no miras la Wikipedia, una construcción con el único motivo aparente que el de alojar calurosas exposiciones.
Carlos III abrió este singular parque a los ciudadanos. Desde entonces, se ha convertido en uno de los lugares en torno al cual rotan muchas historias de la capital. Artistas, enamorados, deportistas, murciélagos en cascadas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?