martes, 10 de agosto de 2010

Berlín no es una ciudad. ¡Son 5 ciudades!

La parte occidental parlamentaría y económica

Desde Postdamer Platz hasta el Parlamento y dejando la puerta de Brandenburgo a la derecha. Una zona elegante y elevada, con sentimiento capitalista.
El edificio de Sony mira hacia el espacio mientras la cúpula del parlamento mira hacia abajo. El pueblo es soberano del parlamento y lo observa desde arriba en todo momento para recordar a los políticos para quién hacen las leyes. Una zona entre-muros que ahora refulge como uno de los centros económicos europeos y que cuenta con uno de los jardines más grandes de Europa.
Un parque donde hay lugar para todo, incluso para el nudismo! Borja no pudo llegar a verlo pero yo en uno de mis vuelos furtivos me escapé y lo ví, y bien que lo ví xq como yo voy desnudo pues me pude colar sin que me dijeran nada. Una pena que no me econtré ninguna murcielamiga ;)

La parte turística y cultural
La puerta de Brandembrugo sigue recordando a los franceses quién manda en Berín. La propia puerta no puede ser superada ni en altura, ni en belleza por ninguno de los edificios colindantes. Por ello nos encontramos esta figura
¡en el interior del edificio! Si no me dejan hacerlo por fuera...pues lo hago por dentro.
Y desde ahí hasta Alexanderplatz hay un bonito vuelo turístico por la ciudad.

Destacan la Universidad de Humboldt, las diferentes catedrales, los Ampelmännche (icono de la antigua RDA) y el check point Charlie, la puerta por donde se podía entrar al ESTE pero por la que no se podía volver al OESTE.

La parte nazi

Después de mi vuelo por Auschwitz, hace ya más de un año, esta zona me impactó sobremanera. Empieza en un monumento, aparentemente inofensivo, incluso gracioso, pero que esconde un significado terrible.
Un laberínto en el que atraviesas el alma de los millones de víctimas del holocausto. Y eso fue lo que hice, adentrarme poco a poco, empieza al principio con bloques que ni te das cuenta que los pisas, pero sin darte cuenta, te vas introduciendo en bloques enormes y suelos con rampas que te recuerdan tu condición humana (incluso siendo un murciélago) al sentirte irremediameblente diminuto ante esa barabarie.

La curiosidad macabra del monumento es la que sigue: ¡los bloques están recubiertos de zyklon B!(el gas de las duchas...) Y es que a una empresa le encargaron una solución anti graffitis, y no se les ocurrió otra sino está.

El escándalo llego hasta el punto que la empresa se arrepintió y donó la sustancia para siempre.
Después de salir corriendo de la pesadilla, te encuentras de frente con un parking de una zona residencial. Externamente normal, pero un cartel te informa: "fürherbunker". Y dices: ¿cómo dice un murciélago? "Mur"?
Un sitio que en su momento fue el centro de operaciones del infierno.

La parte oriental obrera

Muy parecido al paisaje Polaco, antiguas fábricas, humo, grandes chimeneas, rojizos grisáceos y muchos graffitis. El peso de la industria está lejos de la modernidad en Berlín y las zonas Industriales se distribuyen socialmente.El muro dejó una huella importante en la ciudad que todavía se aprecia, hay tres restos de muro en lugares diferentes. Uno de ellos realista y otro artístico, pintado con reivindicaciones de todo tipo pero sobre todo, pacisfistas.
En la foto salgo en la West side Gallery donde, al fondo se puede apreciar a mi cosmopolita y sonriente amiga Andrea.
La parte oriental hippie

Más allá del muro, una zona residencial tranquila, con cafés, casas pintadas enteras como en la que salgo, gente tranquila que vive la vida a su aire...


Cuando me quise dar cuenta, y después de reencontrarme con mi amiga Andrea, ya estaba volando a Leipzig!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?