martes, 10 de agosto de 2010

Milan

Recibido al grito de campioni, campioni! llegué a Milan con pocas horas de sueño. Atravesé veloz las galerias Vittorio Emmanuelle para llegar a la fastuosa catedral del Duomo, famosa por sus puzzles 3D y porque el año pasado la lanzarón ,en miniatura, contra Berlusconi.
Por Italia da la impresión que no pasa el tiempo, ni para bien ni para mal.
Luego me fui a buscar una pizza para murciélagos, me senté tranquilamente en un parque y pasé el rato esperando.

1 comentario:

  1. Coqueto! Yo no volveré a Milán y tu por tu publicación creo que tampoco... vaya decepción de ciudad aunque a mi ya me habían advertido!!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?