lunes, 30 de diciembre de 2013

"The very best" de 2013

Acabo de volver de la nieve en el sur, la estación donde fiesta y esquí se unen como en ninguna otra parte del mundo. La alegría contagiosa de Andalucía junto a la elegancia del deporte en la nieve. Eso es Sierra Nevada, en un año con poca nieve ofrece casi 40 kilómetros de pistas.


Queda un día para la San Silvestre, este año no me patrocina ninguna famosa marca de deporte con nombre de diosa griega. Yo volaré sobre todas esas cabezas, sobre todas esas historias de 2013 que Facebook resume en dos cuadrados. Empezando desde la dura cuesta de Concha Espina hasta llegar a la sufrida subida de la Albufera podría repasar millones de historias que se unen en ese punto, en ese momento, para acabar el año de la mejor forma posible.

Yo os repaso mis historias, mis aventuras favoritas de este año:

Y por supuesto, el inicio del blog de mis compañeros alados
 

Por segundo año participo en el concurso de blogs de 20minutos, no dudéis en votarme!
http://lablogoteca.20minutos.es/el-blog-de-coqueto-33062/0/


jueves, 26 de diciembre de 2013

Ávila amurallada

Hacía tiempo que no me veíais, desde mi paseo por la playa de los Locos o mis pasadas andanzas por el norte no aparecía en este blog, aunque todo el mundo me recuerda por mi debut en los fiordos junto a mi inseparable compañero Coqueto.


En todo este tiempo he hecho cosas infinitamente más interesantes que las aburridos paseos de Coqueto por Amsterdam, los Pirineos y demás pueblos de poca monta, así que este fin de semana mientras mi peludo amigo coge telarañas en la corchera de la habitación de Borja yo me he escapado al lugar donde está la muralla mejor conservada de Europa con más de dos kilómetros y medio para disfrutar.


El conjunto urbano de Ávila encerrado dentro de su muralla está muy bien conservado. Probablemente por su cercanía a la capital cabe destacar la importante afluencia de excursiones internacionales que percibí. Aunque el chuletón y las patatas revolconas seguro que también influyen.

En la noche Ávila nos traslada a un capítulo de Alatriste en los siglos más oscuros de España, llenos de embrujo y silencio, de vinos y galantería. Perderse fue una delicia, como lo fue levantarse con unas yemas de Santa Teresa. 


Al igual que la poesía mística de Santa Teresa, yo también tengo bastante de fantasma etéreo, así que me desvaneceré sin más hasta que el murciélago peludo vuelva a permitirme escribir un poco en su diario de aventuras.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Sweet Lerma



Endulzada, a las afueras de Burgos, parada obligatoria. Lerma se antoja como un pequeño capricho de un par de horas para pasear bajo el sol. Reflexionar en el silencio de los alrededores del convento de las monjas Clarisas, ahora conocidas como Iesu communio, y hacer acopio de las últimas morcillas de la zona. Además de todo, se pueden comprar dulces hechos artesanalmente por las monjas con una curiosa forma de vender en la que nunca verás a tu vendedora. Si algún día tenéis curiosidad (y hambre), no os arrepentiréis de coger la salida de la carretera de Burgos.

martes, 24 de septiembre de 2013

Capital Española de la Gastronomía 2013: Burgos

Se lo ha ganado a pulso. Cordero asado - Morcilla - Alpargata son los tres vértices del triángulo del buen comer en Burgos. El que entra en ese triángulo un día... ¡vuelve seguro!.


En otras entradas habéis podido conocer alguno de mis gustos culinarios, a veces es complicado coincidir con los de mi amo, a veces me adapto a la bebida local, muchas otras me dejo llevar por las apariencias... Pero en la mayoría de los casos mi alimentación se basa en líquidos colorados, y más en concreto, por mi condición de murciélago vampiro (pero de los clásicos, nada de modernidades estériles tipo Crepúsculo) se basa en la sangre. Lo normal cuando alguien te explica de lo que está hecha la morcilla, en un 91% de los casos según la estadística hecha en la prestigiosa universidad de Milwaukee (Wisconsin) por la cátedra de morcillas, es poner cara de asco, pero seguir comiendo. Mi caso fue al contrario, no cabía de gozo en mis alas, ansia viva, qué buena está esa gorda y oscura morcilla de arroz.

No suelo recomendar lugares en este blog dado mi carácter retroliberal e independientista ¡Cuevas del Águila libres ya!. Pero en este caso no puedo pasar por alto dos nombres propios que bien haréis si los apuntáis para cuando visitéis Burgos: uno es el bar que vende alpargatas "Rimbombín" y en el otro está el must-eat (como dice mi amigo murciélago hipster) de los corderos asados: "Casa Azofra". Todavía seguís pensando lo de las alpargatas: pan, tomate y jamón reinventado en un nuevo concepto.


Un error sería quedarse a dormir la siesta tras estas comilonas, Burgos tiene un buen paseo, por aire mucho más sencillo. La catedral deslumbra por el día e ilumina de misterio en la noche, el gótico más estricto al servicio de un pueblo que con esperanza anhela llegar al cielo. Piedra a piedra, todo un megaconstrucciones de la Historia.

En mi vuelo cruzo el cauce del Arlanzor, que separa Burgos, amplios paseos, rodeados de árboles y parques hasta llegar a la zona más moderna. Allí me espera un edificio de corte vanguardista, en cuyo interior está el Museo de la Evolución. No hay edificio que se le resista a un castito murciélago madrileño, así que me cuelo con astucia por una rendija para poder ver de cerca lo que vieron mis antepasados.

Estos señores construyeron el museo bloque a bloque, me pongo en sus manos
La principal atracción del museo está en su piso inferior, donde encontramos todos los descubrimientos hechos en la cercana Sierra de Atapuerca con una muy buena y detallada explicación.

Me consta que Miguelón, cuyo cráneo está expuesto en el museo, tenía un blog, no era de Google pero lo publicaba en su muro y sus compañeros podían darle sus "likes". Y así nacieron las pinturas rupestres, en las cuales, por cierto, no aparece ningún antepasado mío, pero casi. Miguelón, junto a la pelvis Elvis son huesos encontrados de Homo Heidelbergensis, los cuales habitaron la cueva que anteriormente usó el Homo Antecessor, el Europeo más antiguo encontrado.


Un honor ser atravesado por Tizona, en manos del Cid, Rodrigo Ruiz Diaz de Vivar, no cualquier murciélago puede decir lo mismo.
Burgos, ¡nos vemos en el queso, en la morcilla y en la apargata!. Nästa: Lerma

lunes, 2 de septiembre de 2013

Pirineos Aragoneses: Pico Anayet y aventura fronteriza

Este verano he descansado en mi cueva tranquilamente. Cuando me plantearon la idea de hacer una excursión a Pirineos lo tuve claro, mando a Amarillo coqueto y yo me quedo aquí tranquilamente. Pero resulta que cuando no estás, te pierdes cosas. Y parece que me perdí algo interesante, Amarillo coqueto os lo cuenta en su primera aparición en el blog principal.


Un paseo por los Pirineos que se convirtió en una odisea colosal. Ibón, camino, Anayet: esas eran las primeras pautas del grupo de mi amo. El Anayet es un pico de 2545 m situado en los Pirineos Aragoneses, con forma de pala, mis antepasados murciélagos me cuentan que son los restos de una caldera volcánica, a eso se debe sus zonas de piedra rojiza volcánica.

Aparcados en Formigal, en Portalet. Comienzan a subir, yo acompaño al grupo desde las alturas. Una vez atravesadas las pistas de esquí, bordean la montaña para llegar, tres o cuatro horas mediante, al Ibón de Anayet. Un pequeño lago que aguarda a los excursionistas para un refrescante y congelado baño previo a la subida al pico. Imponente desde abajo, sobrecogedor desde arriba. Una subida no apta para vertiginosos ya que en un punto hay que sujetarse a una cadena para no caer, caer, caer...pero no de mucha dificultad si el tiempo acompaña.
Pico Anayet
Ya de vuelta en el ibón, el bañito de la tarde antes de preparar la noche. Me busco un asentamiento lejos de seres humanos. Desde mi captura he añorado momentos así.

Amanece frío, preparamos la ruta, circular, llegaremos a los Ibones de Astún para luego cruzar a Francia. O al menos, esa era la intención, hasta que surgió la duda, brújula, mapa, preguntas, caminos...¡hay que subir por ahí! (línea roja)


Para un intrépido murciélago amarillo esto no supone ningún problema, pero claro, para los inexpertos, imberbes, asustadizos exploradores pues fue una odisea. Galletas al vacío, piedras, no mirar atrás, seguir, zona de seguridad, maldita la hora que subimos por aquí, no me volveré a quejar de subir escaleras, %&$#$%$&@#%&!! ; eran pensamientos recurrentes del grupo.  Salvo al apuesto líder del grupo que sube en bañador marca paquete, todo el grupo lo pasó muy mal. Pero al fin, llegaron al monte destino, pero no estaba Gollum ni podían tirar el anillo, simplemente había unas ovejas que desafiaban a la gravedad pastando tranquilamente en una pared vertical. Estos humanos se sorprenden por nada. Llegar arriba parecía la salvación, pero no, nuestros aventureros estaban en la frontera de España con Francia y andar por las crestas era la única posibilidad.

Un murciélago de ciudad ya no se acuerda de la maravilla de la naturaleza ante sus ojos, incluso te asusta y abruma sentirse tan rodeado de naturaleza, sin seres humanos a tu alrededor. Arropados por las montañas, el grupo descansa después de un día que no olvidarán. Tras "crestear" por la frontera acamparon en el valle.
Amanece en Francia, toca volver entre caballos y ovejas con fijación extrema en la bolsa de restos de Mercadona...


Y este ha sido mi debut, arriesgado, pero ha merecido la pena. Gracias jefe por darme la oportunidad de publicar en el blog principal y por mandarme a esta gran aventura épica. Seguiré, hasta la próxima oportunidad, en Nosolocoqueto

viernes, 2 de agosto de 2013

Colgado de Cuenca

Entre el Huécar y el Júcar se eleva una ciudad desde la plana Castilla, Cuenca, que, según la RAE en su acepción segunda:
cuenca1
2. f. Territorio rodeado de alturas.
Sin duda, una pista bastante clara para el que no tuviera una idea preconcebida de la ciudad.


Serpenteo entre las dos hoces a ambos lados de la montaña, subo y bajo acompañando al grupo, la montaña abraza los coches en su avance mientras voy dejando a mis espaldas un paisaje de otra época.

Sigo al Júcar hasta una zona en la que la corriente es lo suficientemente baja para permitir un baño a los excursionistas. El ser humano avanza para estar en todos sitios, y si se puede hacer capitalismo, mejor. Allí dónde parecía que no iba a haber nadie, casi una decena de grupos de barranquismo van lanzando a sus clientes por las ariscas rocas que rodean el estrecho cauce del Júcar. Ciertamente esto es algo que para un murciélago no entraña mucho misterio, antes de ser capturado y torturado por mi amo yo dormía en una apacible cueva de montaña cerca de un caudaloso río. Pero eso, kids, ya os lo contaré en otro momento.
Río Júcar, sorprendentemente, nadie saltaba en ese momento
En verano mi particular vicio en forma de líquido rojo no es la sangre, eso va mejor en invierno, prefiero el tinto de verano. Así que aproveché la ocasión mientras el grupo devoraba jugosos lomos de cerdo en El Ventorro, un restaurante con unas espectaculares patatas a lo pobre a las afueras de la ciudad.

Por la noche Cuenca se ilumina y se embruja, una tétrica escalera en una estrecha calle da acceso a la zona alta de bares, un enclave donde deleitarnos con la ciudad desde lo alto con un buen refrigerio y buena compañía.
Llega la hora de recogerse, busco alojamiento para murciélago, barato y céntrico. Destino perfecto: se ofrece balcón con viento rasante en voladizo en una casa colgada el límite de la montaña. Un siete estrellas de los murciélagos.
Casas Colg.....adas!!
Ya puedo decir que he dormido en la Historia de Cuenca, colgado de las Casas colgadas.
                             
Asturias,  Extremadura... podéis revivir más historias de lugares de España en este enlace: 

jueves, 16 de mayo de 2013

I Amsterdam

Cambio de canal, estoy en Amsterdam. Desde el aire veo una cebolla de ciudad, los canales hacen circunferencias incompletas alrededor del centro. Si Venecia luchaba y perdía día a día su batalla con el mar, Amsterdam la gana. El dique del rio Amstel tiene un gigantesco aeropuerto a -3m de elevación.
Radio Canal
El afán de la ciudad por quitarse los clichés que el turismo impone la continúa dotando de una cultura muy por encima de otras. Obras de Rembrandt y Van Gogh habitan en los numerosos museos con largas colas.
El palacio real en la bulliciosa plaza Dam
Pero yo voy más a la acción, donde se cruzan los caminos, donde se chocan las bicis. Desde el aire me lo pasé en grande viendo como mis captores denotaban su estilo "guiri" de manejar la bicicleta. Duda y serás engullido por un holandés errante ninja en su bici directo a su destino sin importar con qué se cruza. La experiencia 100% orange no se concibe sin volver en bicicleta a las 5am atravesando el Voldenpark.  

Canales, museos, bicis...veamos, creo que me falta algo. Sí, sé que lo estabais esperando, pero no, no tengo una foto del barrio rojo. No me va el negocio de las vampiresas, así que ni me chuparon ni chupé sangre.

En cambio, tengo la leyenda de la Oude Kerk, la iglesia vieja del distrito rojo. Volemos al siglo XVII, siglo de oro de la ciudad, los marineros llegan al dique de Amstel exhaustos de un largo viaje, muchos días sin ver a sus mujeres, cerveza, vino y se despiertan a la mañana siguiente resacosos mientras una meretriz les reclama dinero. Tras pagar, el marinero se siente culpable, y la dama, cortésmente le recomienda visitar al sacerdote del barrio para que, previo pago, absuelva al pecador. Dinero a la vista: negocio. Y durante mucho tiempo, damas de cortesía y sacerdotes (calvinistas) serán socios. Hasta tal punto que la Iglesia vendía "pre-absoluciones" para afrontar la noche sin remordimientos.
La calle de la sangre, cerca de la plaza central, todo un guiño a mi personaje
De vuelta a los canales, voy buscando una casa oscura, donde se esconde la triste Historia de la guerra. Allí es, es la Casa de Atrás, ahora museo sonriente y abarrotado de gente. La casa está viva. Ana observa desde la ventana. Un testimonio por el que hay que seguir luchando, porque está pasando.
La Casa de Atrás por delante
Mi amiga (con derecho a roce de ala) Coqueta os cuenta más en este enlace: El diario de Ana Frank

Las preciosas estrechas casas construidas sobre suelo pantanoso aguantan el paso del tiempo, no sin inclinarse. Tranquilos, el gobierno las vigila, y si detecta movimientos peligrosos acude a "salvar" el edificio. Es un barrio caro, con un impuesto curioso, el de fachada, cuantos más metros, más pagas. El hombre de la casa más estrecha de la ciudad y su familia están hartos de ser considerados los más tacaños del lugar. ¡Ahí caben unos cuantos murciélagos! 
Detrás de la farola, la casa más estrecha
Después de un delicioso brownie con un sabor alucinante prosigo mi vuelo. Inexplicablemente no paro de reírme aunque estoy sólo en el aire. Un momento, mis alas pesan, la gravedad ha aumentado...caigo al suelo, abro los ojos: soy feo, tengo pies y manos, duermo boca arriba, voy en bici y me la pego...soy ¡un humano!

-¡COQUETO, COQUETO! ¡A LA CORCHERA!
 Y me desperté ya en Madrid.


sábado, 11 de mayo de 2013

Tulipanes para todos

Bicis y tulipanes
Holanda es un país con pocos recursos naturales, Amsterdam está practicamente construido sobre un charco enorme. Por eso sus habitantes pensaron qué podían ofrecer al mundo, y entonces empezaron a plantar flores. Partiendo desde un pueblo a las afueras de Amsterdam, Harlem, hasta Leiden, proliferan los campos de tulipanes, una explosión de color y de vida para holandeses y turistas.
Siesta tulipanera
Yo decidí seguir volando la ruta de mis captores. Desde Harlem el paseo de unos 20km en bicicleta se antojaba duro, todo lo contrario, atónito me quedé cuando vi que el carril bici era más ancho que la carretera de doble sentido que une los pueblos. Por supuesto, el desnivel del recorrido desde Amsterdam es un cero absoluto, los holandeses son cuna de buen ciclismo, pero de sprint en llano, nada de alta ni baja montaña.
Los campos no aparecían, fue cuando llegamos a Hillegom cuando empezaron a verse los primeros colores. Morados, amarillos, rojos, blancos, naranjas, a decir verdad creo que no todos eran tulipanes, pero la belleza y la fuerza del paisaje no lo desmerece.
 
EXPLOSIÓN DE COLOR EN HILLEGOM
Rondaba el siglo XVII cuando tuvo lugar la Tulipomanía, o la burbuja económica de los tulipanes. De la noche a la mañana, los bulbos comenzaron a elevar su precio en el mercado. Aparecían nuevas variedades que se bautizaban con nombres ilustres para venderlos por enormes cuantías. Se dieron casos de mansiones vendidas por un único tulipán Un bulbo llegaba a valer 1000 florines cuando el sueldo medio anual podía ser de 150 florines. .¡Los compradores pedían hipotecas para comprar un tulipán!. La especulación capitalista en estado puro, muy de moda en esta época. Se creó hasta un mercado de futuros para bulbos aún no plantados. Hasta que otro día, se dejaron de comprar, y todo el mundo quiso vender, y todo lo invertido se convirtió en nada, y todo el país entró en bancarrota. Moraleja, ya es demasiado tarde para contar esta historia en Españistán.

Tan borroso como yo aquí lo veían los Holandeses cuando se pinchó la burbuja de los tulipanes
Y después de esta historieta tan molona que os he contado y que tanto tiene que ver con las casas y los españoles me voy volando vuelta a Amsterdam porque me espera un longevo día por la ciudad de los canales, la ciudad de Ana Frank, la ciudad de los coffee shops, la ciudad de las meretrices y mucho más. Amsterdam de 2013, no os lo perdáis, que se acaba.

martes, 7 de mayo de 2013

Bye Bye Bea: Queens Day 2013


Maja, majo, maja y majas es lo que aparenta en la actualidad la popular Casa de Orange, monarcas de los Países Majos Bajos. Celebran su cumpleaños y toda Holanda sale de naranja a las calles a divertirse. Y también a vender, ya que ese día no se necesita ningún permiso para hacerlo. Este año, la Reina Beatriz, después de 33 años de reinado, dejó su corona al ya Rey Guillermo, que celebrará su King's Day a partir de 2014 el 27 de Abril.

Los canales y los parques, los tulipanes y los carriles bici, los niños y los padres, los amigos y las cervezas, los gorros y las gafas, las banderas y las bicis, los perros y las estatuas, los muñecos y los supermercados, los perritos calientes y los quesos, los baños a un euro y los bancos, el metro y el tren-vía. Desde el abarrotado parking de bicis de Amsterdam Zuid hasta el barrio rojo (¿ein?). TODO, absolutamente TODO era naranja...pero yo, Coqueto, no me tiño.




Con mi rechoncho peludo amigo de la coronita naranja empiezo esta trilogía de vuelos legendarios. 
¡I AMsterdam, allá voy!


domingo, 5 de mayo de 2013

Extremadura mucho más: Trujillo y Guadalupe



Aunque en algún viaje anterior ya desplegué mis pequeñas alas sobre el pueblo de Guadalupe, Cáceres. Cada vez que paso por allí no puedo dejar de visitarlo y probar su morcilla mientras descubro nuevos rincones e historias. Esta vez me colé en uno de los jardines interiores del Real Monasterio y además asistí a la procesión del Viernes Santo por el interior de su claustro mudéjar. 

Trujillo desde su Castillo
En el montañoso camino de naturaleza intimidatoria entre Cáceres y Guadalupe hay otro pueblo que merece la pena visitar en esta ruta extremeña. Es Trujillo, gobernado por un castillo, rodeado por una muralla, migas apetecible y plaza mayor imponente. Una parada necesaria para conocer el lugar de nacimiento y la estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador de Perú.

La plaza mayor de Trujillo, en torno a la estatua de Pizarro

lunes, 15 de abril de 2013

Extremadura y dura: Cáceres


La Semana Santa para un murciélago no es fácil, volar entre capirotes es una experiencia ya de por sí complicada durante el día como para atreverse por la noche. Pues en Cáceres hay una procesión que sale en la madrugada, inquietante y terrorífica, el silencio, las vestiduras, el fuego y la muerte están presentes en la salida del Cristo Negro Cacereño.
"Si eres Indiferente, respeta
si eres Culto, Admira
si eres Creyente, Reza"
Recibido por las incesantes lluvias de este Marzo inglés pero agradecido a esta bella ciudad, escondida en el corazón de Extremadura. Su fuerte, sus gentes, su alegría, su vida en todo momento. Estrecho y mimoso casco antiguo amurallado protegido por San Jorge, patrón, matadragones valeroso.
San Jorge salvó a la hija del rey del Dragón...
y a mí me rescato de su boca
Desde su ermita la Virgen de la Montaña, patrona, abraza a su humilde y trabajador pueblo. Los verdes campos rodean la ciudad. Volando voy, dejo Cáceres, lleno de migas y amigas.
Leoncia Gómez, voceadora de periódicos Cacereña,
se ganó una estatua en el centro de la ciudad
 por su entrañable simpatía