martes, 15 de enero de 2013

Asturias por la E-70

Aunque pueda parecer soez, por la E-70 se puede ir desde Busto a "El Pito", si el conductor tiene suerte podrá atravesar enormes puentes construidos por nuestros experimentados ingenieros de caminos de plan antiguo. Una muestra más del despliegue brutal de nuestras infraestructuras en los noventa e inicios de los dos mil. El paisaje abrupto está salpicado por espectaculares casas coloniales, muchas de ellas con bastos jardines adornados con árboles exóticos y palmeras al gusto del propietario. 

Cerrado estaba el Palacio de Selgas
Atraído por "El Pito" me acerco a explorar sus alrededores, un pueblo bastante desierto pero que contiene un palacio y unos jardines. Una pena que mis raptores-amos no pudieran entrar porque estaba cerrado, yo lo vi desde arriba y os aseguro que merecen la pena sus jardines de estilo francés clásico y sus esculturas.  Sin embargo, incluso para mí fue imposible la visita al interior del majestuoso edificio. Además del palacio, la iglesia del pueblo también impone bastante.

Iglesia de El Pito
Tras la pequeña decepción que supuso "El Pito", prosigo mi ruta de la sidra hacia dos pueblos de pescadores: Luarca y Cudillero, parecidos pero diferentes. En ambos se puede llenar el estómago de percebes, de quesos, de sidra y llenar los pulmones de salud. Cudillero es un anfiteatro donde unas bonitas casa de colores son los espectadores del bravo mar, mientras Luarca aloja en su punto más alto un precioso cementerio. Allí descansa el luarqués más célebre, Severo Ochoa, científico y Nobel de medicina.

Casas de colores en Cudillero
Cementerio de Luarca
Tras disfrutar del día, vuelvo al cómodo Busto, donde sus amables gentes y su silencio me abrazan en la noche. Asturias redescubierta una vez más, esta vez por un murciélago que no dudará en alabarla y visitarla de nuevo.

El puerto de Luarca 

martes, 8 de enero de 2013

Cuando cruzas el Negrón

Al cruzarlo en Invierno sueles encuentrar nieve
Significa que estás ya en Asturias, tierra de paisajes furiosos, buena gente y comida mejor. Ahora ya puedes cantar el "Asturias, patria querida" o la canción de Melendi, eso lo decide cada uno. Los murciélagos somos unos clásicos y siempre optamos por la opción uno.

 Paisaje Romántico, donde la naturaleza muestra su fuerza
Asturias es una comunidad autónoma con energía, volando cerca de la autopista me encontré varias chimeneas y torres de refrigeración delatoras de generación eléctrica. El carbón y la ganadería han sido tradicionalmente los motores económicos de la zona aunque en los últimos tiempos están perdiendo algo de fuelle en favor de otras industrias pesadas y el turismo. Este último es, sin duda, del que yo más disfruto.

Y por eso a continuación mis alas volarán sobre el "Pueblo Ejemplar de Asturias 2001": San Pedro de Paredes. Si estáis pensando en perderos realmente algún fin de semana, en este precioso valle no os encontrarán, de hecho no sale ni en la Wikipedia. Eso sí, estad preparados para volver con algún kilo de más. Mi apetito de murciélago es voraz pero necesito mantenerme en mi peso ideal, unos 107 gramos, usando el imcq (índice de masa corporal para quirópteros). Sin embargo, es imposible resistirse a un calentito pote, a unas costillas guisadas con cariño, lacón, queso...¡para, para!. 
Tras la comida un ligero y necesario paseo-vuelo por las hoces del Esva me sirvió para apreciar la fusión medida de las casas del pueblo y su Iglesia con el entorno, un señor paisaje.
San Pedro de Paredes
Las hoces del Esva
Los horreos, graneros aéreos, son una constante en el norte de la Península y permiten conservar alimentos en buenas condiciones por temporadas largas. 

Aquí salgo bastante canijo, apuesto a que nadie me ve