domingo, 14 de septiembre de 2014

Érase una vez Annecy

El lago de Annecy da de beber a las faldas de las cordilleras alpinas entre Suiza y Francia. Vuelo rasante por la orilla del lago, contemplando un paisaje único que combina una vertical cordillera con un puro lago inmenso de origen glaciar (segundo más grande de Francia) y un pueblo de casas de colores típicas centroeuropeas.

Entre el prado y la montaña se despliega el lago Annecy
Algo esconde este pueblo francés de aroma Veneciano, a medio camino entre Ginebra y Chambery. Sigo volando, busco y busco entre turista y turista. Si estáis por la zona, olvidaos de Ginebra, Annecy es superior en belleza y esconde algo que sigo buscando.


Canales hacia el lago, adornos florales, iglesias, no es lo que busco. Turistas, helados, más turistas, paseos en barca, puentes, parques, árboles... no. ¿Qué busco y dónde está? Ella tiene la solución, la chica de los helados, con mi francés de murciélago y mi lengua de estropajo me comunico y parece indicarme la solución. 



¡Eso es! ¡ahí está! ¡es la foto de Annecy!


Castillo, casa de la moneda, palacio de justicia, prisión (durante WWII y Edad Media) y finalmente, museo. Esta siniestra e insólita edificación en isla dentro del canal es , sin duda, la foto que os saldrá al buscar en ese famoso buscador gracias al que tengo este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?