jueves, 18 de agosto de 2016

Londres, the second

Tengo un amigo grandote del norte que tuvo que emigrar y me venía insistiendo en que le tenía que visitar. Vive en las afueras de Londres, en Sutton, y me ha hecho un hueco en su morada para pasar unos días conociendo la city.
Panóramica nocturna sobre el Támesis
Recordaréis una entrada de Londres en el blog, en la que yo no estaba, me dejaron de "rodríguez" mientras otras se vinieron aquí, pero esta vez es mi turno. El tiempo, para ser Londres y Diciembre, se puede decir que acompaña. 

Mi visita fue bastante movida. Visité varios mercadillos de moda. Sin duda, Camden Town sigue siendo uno de los punteros en este sentido. Allí encontraréis todo tipo de cosas de pop art, arte moderno y rincones frikis de todo tipo: anime, rock, gótico, retro, cyber... Y por supueto, su atractiva comida callejera con puestos de absolutamente todos los tipos imaginables. Incluidas unas originales tortillas de patata rellenas, cual kebab Español.

Candem y bus rojo. ¡Match!
Además de Camden se antoja muy recomendable la visita al incipiente mercado de Brick Lane, con una mayor variedad de comida y pudiendo encontrar mucha más variedad de mercado de segunda mano y objetos únicos. Una tarde o mañana necesaria para perderse por todos sus rincones y encontrar esos detalles que se escapan a los ojos humanos. A la salida de este mercado me encontré un Fish and Chips de lo más recomendable y muy bien de precio, apuntad y no lleguéis tarde: Poppies.

Callejuela de Brick Lane
Cosas en Brick Lane
El tercer mercado mercado que sobrevolé fue el de Portobello, más sobrio y elegante, rodeado por bonitas casas de colores. En sus tiendas encontraréis recuerdos, ropa de abrigo y alguna que otra sorpresa, como una tienda enteramente dedicada a Bansky. Un artista callejero que no deja indiferente a nadie con sus mensajes y que además me puede ayudar a decorar las paredes tan marrones de la cueva.
Puerto bello
Estos tres mercados bien me valieron para hacerme una idea más concreta de lo que es Londres, aún siendo una pequeña parte, pero alejada del concurrido centro turístico por el que me perdí al día siguiente. Por supuesto, un vuelo acompañando el paseo por Picadilly, Covent Garden y Notting Hill no puede faltar. Un rodeo por el enorme Hyde Park para terminar escuchando a mi amo como pide un batido "shake" y a duras penas le entienden, me río y no tiene precio.
Florida plaza de Neals Yard
Una visita a Londres no es visita sin: Cabina de teléfono, Big Ben, Noria, Puente y Palacio de Buckingham, Cumplí seriamente con todos los "must" en lo que fue un viaje completísimo.
Telephone, Big Ben and me
Por último, y aprovechando que ya entrábamos en Diciembre, pude colarme en Winter Wonderland. Lo que podría ser un Parque de Atracciones de quita y pon que aparece todas las Navidades en Hyde Park. Ambientazo por todas partes, en especial en la parte temática (tiene varias diferentes O_o) de Alemania, donde mis amos degustaron un gigante perrito caliente. Si vais en fechas, no perdáis la oportunidad de dar un paseo y tomaros algo calentito.
Winter WonderLand
Una visita que bien valdrá un "revival" ¡Gracias amigo del norte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?